Lunes, Octubre 23, 2017

Loba (mastina)

 

En Memoria de Loba.

      Loba: Loba fue la compañera perfecta de Konan, de la misma raza Mastín Español, Hembra en Mayúsculas, con un instinto de protección que rallaba la perfección, se podía estar tranquilamente durmiendo en el medio de la Finca, si se acercaba alguien a menos de 400m, se levantaba y se ponía a la defensiva y con un solo ladrido, acudía su compañero Konan, dispuesto a “Todo”.


     Una vez me tuve que ausentar durante todo un día completo y al regresar me encontré a un señor “de lo ajeno” arrinconado en el interior de la valla, estaba cercado por Konan y Loba, al preguntarle al sujeto que “hacia allí, que porque había saltado la valla”…su respuesta…”a buscar caracoles..” esa noche descongele varias pizzas y con mis Mastines nos dimos una buena cena…al sujeto se lo llevo la policía, no le paso nada, pero el susto de verse Dos Moles con sus impresionantes mandíbulas delante…no se lo quita ni un muerto.


     Paso mucho tiempo con nosotros y con su compañero Konan, por la noches, le gustaba quedarse dentro de la casa, al lado de la entrada, al otro lado de la puerta, su compañero, vivíamos en el medio del campo, pero se dormía con toda la tranquilidad de saber que mis Mastines estaban vigilando, solo había que tener cuidado que Loba no se quedara durmiendo al lado de la cama, sus ronquidos movían la lámpara de la habitación. 

     
      Por motivos laborales, me tuve que trasladar a otra vivienda,  Loba y Konan se vinieron conmigo, pero no fue igual…el campo a una casa en la ciudad, al final se quedaron en un chalet, cerca de mi vivienda, haciendo lo que mejor sabían, vigilar y proteger “sus dominios”, Curiosamente Konan se ahogo en la piscina de su nueva casa y Loba murió poco después, se abandono, se arrincono en su caseta y prácticamente no salía para nada.


     No me puedo despedir de Loba sin despedirme de Konan, sinceramente creo que la peor decisión que he tomado en esta vida, fue la de cambiar de vivienda en aquellos momentos, hoy preferiría mil veces su compañía a la mejor casa que se pueda desear.