Sábado, Diciembre 16, 2017

Konan

 

En Memoria de Konan.

      Konan: Konan fue uno de esos ejemplares que siempre quise tener y que por falta de espacio físico no fue posible, pero que por circunstancias tuve la gran ocasión de vivir en una finca en el campo, con lo cual su adquisición fue rápida, fue un Macho de Raza Mastín Español, típicamente Español, lo que más le gustaba, su pasión…una buena siesta.


     Realmente fue un bellísimo ejemplar, con impresionante torso, cuerpo musculado de tanto recorrer la Finca, forjo todo un camino alrededor de la valla metálica, tan perfecto que parecía una carretera perfectamente asfaltada. Siempre vigilante, pero con un carácter bondadoso con sus dueños y con los niños.
Recuerdo que cierta vez tuvimos unas grandes lluvias y  se quedo en una zona prácticamente inundada, hecho por el cual tuve que ir en su búsqueda y entre Yo y mi Cuñado logramos salvarlo, nos llegaba el agua por el cuello y El estaba muy nervioso, pero al final se consiguió que se dejara llevar, creo que aquel suceso le marco para siempre, siempre que nos acercábamos a la zona que se inundo, no se despegaba de mi lado.


     Cuando estaba cerca de cumplir dos años, lo tuvimos que esterilizar, ya que cogía la mala costumbre de ir en busca de cualquier hembra que estuviera en celo y, a la gente del pueblo le asustaba un ejemplar de más de 85Kg de Peso, todo un Bisonte canino. Posteriormente le pusimos una compañera, Loba, la cual se acoplo rápidamente y formaron la mejor pareja de perros guardianes que se puede desear.


     Por motivos laborales, me tuve que trasladar a otra vivienda,  Konan y Loba se vinieron conmigo, pero no fue igual…el campo a una casa en la ciudad, al final se quedaron en un chalet, cerca de mi vivienda, haciendo lo que mejor sabían, vigilar y proteger “sus dominios”, Curiosamente Konan se ahogo en la piscina de su nueva casa y Loba murió poco después, se abandono, se arrincono en su caseta y prácticamente no salía para nada.


     No me puedo despedir de Konan sin despedirme de Loba, sinceramente creo que la peor decisión que he tomado en esta vida, fue la de cambiar de vivienda en aquellos momentos, hoy preferiría mil veces su compañía a la mejor casa que se pueda desear.

Artículos de una Categoría