Lunes, Octubre 23, 2017

Mandy

 

En Memoria de Mandy. 

      Mandy: Mandy, poco puedo decir de Ella, ya que su vida fue corta, muy corta ya que algún hijo de madre dedicada al oficio más antiguo y en los barrios de más baja calaña moral, la enveneno.


      Mandy llego a nuestra casa cuando ya disponíamos de una estabilidad profesional sin apenas ausencias por mi parte, con lo cual tendría tiempo para sus cuidados de forma personal, la recogimos con apenas dos meses, era mestiza, pero con clase y elegancia, pero lo que más me llamo la atención eran sus pestañas, largas y rubias, con delicados ojos azules y con una velocidad punta impresionante, recuerdo que cuando le daba por ir detrás de algún gato, me costaba bastante el ponerme a su altura.

 

      Al poco tiempo de llegar a casa, nos fuimos a pasear a la casa de campo de mi hermana mayor, circunstancia trágica, ya que el hijo de la madre, arriba descrita, había repartido veneno, estricnina, por toda la zona, con el fin de eliminar las alimañas, cuando solo había una Alimaña, El, el cual debería haberse tomado todo el veneno que repartió pero por toma Anal.

 

      La pobre Mandy, tuvo la desgracia de comerse todo un trozo de carne envenenada, su muerte fue espantosamente cruel, muerte que deseo a tan cruel persona, incluso para toda su impresentable eternidad, que se pudra en su inmundicia o como dicen los Gitanos, “que no muera nunca, sino que este siempre enfermo de Lepra”.

 

      Tuviste Corta vida, pero Tu causa, no quedo sin Castigo.